sobre el autor
datos del libro
índice
fragmento
fe de erratas
notas de prensa
obras del autor
obras relacionadas


Buscar en este libro


Philip E. Tetlock y Dan Gardner

Superpronosticadores

El arte y la ciencia de la predicción


notas de prensa

Este es el hombre que descubre a las personas que ven el futuro
El Español - España, 12/5/2016

Superpronosticadores
La Nación - Argentina, 12/6/2015

título de la nota: Este es el hombre que descubre a las personas que ven el futuro
autor de la nota: Aitor Hernández-Morales
medio: El Español - España
fecha: 12/5/2016

extracto
El investigador Philip Tetlock identifica a los "superpronosticadores" con mayor efectividad que los analistas de la CIA.
***
Philip Tetlock (Toronto 1954) no cree en oráculos o adivinos. El Tarot no le inspira y nunca ha acudido a una meiga. Sin embargo, este respetado profesor de la Escuela de Negocios Wharton de la Universidad de Pensilvania asegura que es posible pronosticar el futuro, y que entre la población general viven gran número de súperpronosticadores, personas con un asombroso talento para anticipar lo que podría tener lugar en el futuro en los ámbitos de la geopolítica y la economía.
***
-¿Cuáles son las características de un súperpronosticador?

-Los súperpronosticadores tienen mentes mucho más abiertas que los analistas, por ejemplo. No tienden grandes teorías que insisten en defender, no les importa interactuar con conceptos nuevos. Tienden a ser personas escépticas que no tienen problema con cuestionar sus puntos de vista socráticamente. Tampoco tienen problema con adoptar ideas desarrolladas por personas con filosofías contrarias a las suyas si juzgan que esas personas tienen razón en ese asunto en concreto.
***
-¿Había algún factor común entre ellos a nivel de educación u origen social? ¿Son mayoritariamente de alguna franja de edad, raza, género…?

-Son de todos los orígenes y razas imaginables, sin pertenecer a una clase económica particular. Son personas extremadamente inteligentes, pero no todos tienen estudios superiores. Más que nada, destacan por la manera en la que piensan, pues todos demuestran enorme curiosidad por el mundo que les rodea. Los que participaron en nuestro proyecto tendían a ser hombres de hasta 30 años o mayores de 50 años, pero concluimos que eso era porque las personas de entre 30 y 50 años tenían menos tiempo para participar en este tipo de estudios, y que las mujeres faltaban por los mismos motivos, falta de tiempo al intentar equilibrar la familia y las obligaciones profesionales.
***
-¿Por qué fallan tanto los expertos?

-Los expertos tienen confianza en lo que afirman. Es normal, han pasado la vida especializándose en algo, se lo creen, y al final terminan asumiendo esas ideas tan a fondo que sus mentes no les dejan ver el gran contexto de una situación o aceptar los factores que no coinciden con esas teorías preestablecidas.

Fuente: www.elespanol.com

título de la nota: Superpronosticadores
autor de la nota: Diego Golombek
medio: La Nación - Argentina
fecha: 12/6/2015

extracto
¿Cuántas veces pasó que, al ver el noticiero, podíamos adivinar lo que iban a decir? ¿Cuántos de nosotros somos expertos de café dispuestos a pontificar sobre el precio del petróleo, las guerras en Medio Oriente o el campeón del mundial de billar a tres bandas?
Lo cierto es que, en general, cuando nos ponemos a pronosticar –tanto a nivel político, económico, mundial o personal– la pifiamos bastante: somos muy propensos a dejarnos llevar por nuestras opiniones y un cierto exceso de confianza, en lugar de analizar racionalmente datos y tendencias. Eso, claro, a menos que seamos superpronosticadores, como llama el profesor Philip Tetlock, de la Universidad de Pensilvania a aquellos individuos que son realmente precisos en visualizar eventos globales en el futuro mediato.
Para entenderlo: Tetlock organizó un concurso nacional en los Estados Unidos, el proyecto del buen juicio, reclutando a miles de posibles pronosticadores con nivel de instrucción universitario y que hubieran pasado una prueba psicológica general y un test de conocimiento político global.
En el concurso debían asignar una cierta probabilidad a la ocurrencia de un evento, y Tetlock y sus compinches seleccionaron a los 60 mejores predictores para tratar de entender qué es lo que tienen de especial. Resultó ser que estos superpronosticadores andaban mejor en pruebas de inteligencia, eran más competitivos y estaban más dispuestos a cambiar de opinión si las evidencias lo indicaban. Y si se entrenaban para identificar y sortear los sesgos cognitivos más usuales o si trabajaban en equipo, las predicciones resultaban aun más certeras. Cuando formaron equipos de estos superhéroes las predicciones fueron increíblemente más precisas. Allí están los resultados publicados en Psychological Science y en el reciente libro de Tetlock (Superpronosticadores: el arte y la ciencia de la predicción).
Las implicancias de esta investigación, sus métodos y sus ideas son enormes: ¿se imaginan equipos de superpronosticadores que ayuden a tomar decisiones políticas, económicas, educativas? Lo interesante es que los súper no son genios, ni expertos en física cuántica o macroeconomía: son personas comunes, como cineastas, mecánicos o profesores de baile, sólo que son especialmente atentos y racionales a la hora de discernir y procesar la evidencia disponible.

Fuente: www.lanacion.com.ar

obras relacionadas


Noam Chomsky

Cómo funciona el mundo

Conversaciones con David Barsamian


Charles C. Mann

1493

Una nueva historia del mundo después de Colón


Axel Honneth

El derecho de la libertad

Esbozo de una eticidad democrática